Pulsa en los botones para encender o apagar la llama.

Observa que mientras el hielo se derrite o el agua hierve, la temperatura no cambia.