Exposición oral

   La exposición es una técnica de comunicación oral en la que una persona se dirige a un grupo para darle a conocer un tema.

   La preparación correcta de una exposición oral parte del seguimiento de estos pasos:

   1. Conocer profundamente el tema.
   2. Ordenar el material disponible en un guión o esquema que sirva de apoyo para hablar.
   3. Exponer las ideas con claridad y sencillez.
   4. Ensayar la exposición cuantas veces se crea conveniente:

   A. Aspecto externo:

      a. El orador se sitúa delante de la audiencia, de pie mejor que sentado.
      b. Si se sienta, debe apoyar los antebrazos sobre la mesa adoptando una postura natural y relajada.
      c. Colocar el esquema o guión sobre la mesa.
      d. Dirigir la mirada hacia el auditorio, intentado mirar alternativamente hacia varios puntos.
      e. Realizar gestos naturales y moderados.
      f. Dominar los nervios, procurando dar sensación de tranquilidad y naturalidad.
      g. No mostrar un apego excesivo a las notas.
      h. Evitar muletillas.

   B. Modulación de la voz:

      a. Seleccionar el tono de voz adecuado: ni muy alto, ni tan bajo que el auditorio no oiga.
      b. Ritmo adecuado: ni demasiado lento ni demasiado rápido.
      c. Respetar las pausas. Conviene dejar tiempo para que el auditorio asimile lo que se expone.
      d. Articular bien todos los sonidos y no omitir los finales de frase.
      e. Evitar la monotonía, variar el tono de voz para subrayar ideas y suscitar el interés del público.

   La exposición oral presenta la siguiente estructura:

ESTRUCTURA DE LA EXPOSICIÓN ORAL

INTRODUCCIÓN

OBJETIVOS Despertar el interés del auditorio.
Captar su atención.
PROCEDIMIENTOS Plantear una pregunta.
Provocar suspense.
Personalizar el tema, señalando cómo éste afecta a los intereses del público que escucha.
EXPOSICIÓN OBJETIVOS Concretar el objetivo de la exposición: qué se pretende.
Evitar la distracción de los oyentes.
PROCEDIMIENTOS Seleccionar las ideas que resulten más interesantes para explicar el tema.
Utilizar medios audiovisuales.
Usar ejemplos, anécdotas, etc. que despierten la atención del auditorio.
Reorientar al auditorio, insistiendo periódicamente en las principales ideas de la exposición.
CONCLUSIÓN

OBJETIVO

Fijar en pocas palabras aquello que se ha tratado.

PROCEDIMIENTO

Encadenar de forma lógica las ideas fundamentales, concretándolas y matizándolas con claridad y sencillez.