Murciano: características lingüísticas.


   El murciano ofrece los siguientes rasgos:

Rasgos aragoneses y catalanes:


1. Conservación de la consonantes sordas intervocálicas: pescatero, acachar, cocote por pescadero, agachar, cogote.
2. Palatalización de la l inicial: lluego por luego.
3. Desaparición de la -d- intervocálica: piazo por pedazo.
4. Mantenimiento de ns: panso por paso.
5. Diminutivo en -ico, -icio, -iquio: cochecico.
6. Conservación en algún caso de cl, pl, fl: flamarada por llamarada.

Rasgos meridionales:


1. Ceceo, seseo y yeísmo.
2. Confusión r y l: mujel por mujer, arzó por alzó.
3. Tendencia a aspirar la j: corahe, 'coraje'.
4. Pérdida de la s final: tomate, 'tomates'
5. Pérdida de -b- y -d- intervocálicas: caeza, crúo por cabeza, crudo.

Consultar: Murciano: origen y situación actual