>  Transmisión de la literatura clásica
>  Los géneros literarios y su influencia
  · Introducción
  · Evolución de la literatura latina
  · Periodos de la literatura latina
  · Los géneros literarios
  · Épica
  · Lírica y elegía
  · Teatro
  · Oratoria
  · Historiografía
>  El legado de Roma en Hispania
   
  [Mapa conceptual]
  [Glosario del tema]
 

El legado de Roma
Los géneros literarios [Autoevaluación]

Teatro

El género del teatro tuvo en Roma un doble origen. Por una parte la poesía dramática que nació en Grecia al calor de las fiestas religiosas en honor de Dioniso, tuvo un largo y fructífero desarrollo para cuando Roma comenzó a cultivar este género.

Por otro lado había en el periodo preliterario una variada gama de representaciones teatrales de carácter autóctono, como la fabula atelana, el mimo, etc.

Del drama de origen itálico no conservamos más que fragmentos y noticias que autores de diversas épocas nos han trasmitido, de modo que lo fundamental del teatro latino está entroncado con el griego.

La comedia

Precisamente del último autor griego del que conservamos piezas de teatro completas, de Menandro (340 – 290 a. C.), ateniense  representante de la comedia nueva, toman los ejemplos los principales comediógrafos latinos, Plauto (255 – 184 a. C.) y Terencio (¿190? – 156 a. C.) y los únicos de los que nos han llegado obras completas. El primero con veintiuna obras completas y el segundo con seis adaptan al gusto y la lengua de Roma la comedia de origen ateniense desde la segunda mitad del siglo II a. C. hasta los primeros decenios del s II a. C. Son los únicos representantes latinos de quienes conservamos comedias.

La comedia latina, así como la comedia nueva ateniense, constituye un teatro de arquetipos; se repiten los personajes que representan un tipo: el viejo avaro, el muchacho atolondrado, el parásito, etcétera, en una situación de enredo resuelta con final feliz. Los personajes y lugares son griegos, a veces de origen mitológico, como en Amphitruo, pero generalmente anónimos. Se trata de fabula palliata, pero acomodada a un latín popular y coloquial lleno de juegos de palabras que hacían las delicias del pueblo de Roma.

Después de la muerte de Terencio la comedia palliata cayó en el desuso. El vacío parece que lo llenó en parte la fabula atelana, originaria de la región de Campania, pero desafortunadamente sólo tenemos fragmentos de estas obras.

Plauto
De la vida de Plauto tenemos noticias de autores posteriores como Varrón o San Jerónimo que lo hacen procedente de Umbría.
       

De las muchas obras que se atribuían a Plauto sólo se conservan veintiuna ordenadas según el orden alfabético latino, comenzando por la mencionada Amphitruo  y terminando por Vidularia, conservada incompleta.

En la primera se presenta satíricamente a Júpiter junto a Mercurio transformados en Anfitrión y su esclavo Sosias.  En Miles gloriosus ‘El soldado fanfarrón’ se presenta una caricatura de militar.

Los títulos se refieren al protagonista, como en las dos anteriores, o al centro de la trama como en aulularia o comedia de la olla, o la antedicha Vidularia, o comedia del saco.

Terencio

De Terencio sabemos sobre todo gracias a la biografía hecha por Suetonio. Provenir de Cartago, vivió justo después de Plauto y fue esclavo de un senador. De las obras de Terencio tenemos noticia de fechas y premios (lo que se llamaba didascalia). La Andria  fue la primera, recibe el título de su protagonista, la mujer de la isla de Andros. Sus modelos también están en la comedia nueva ateniense, de nuevo Menandro. Emplea un lenguaje más culto y refinado que Plauto.

        

Tragedia

Respecto a la tragedia latina, que fue muy cultivada en época arcaica, se perdió casi por completo, salvo algunos fragmentos de autores como Livio Andronico y Ennio, a quienes ya hemos estudiado en la épica, Nevio, Pacuvio o Acio.

Tenemos noticias de este género desde el siglo III a. C. en el que Livio Andronico presenta una tragedia en Roma, pero es en el siglo siguiente, al que pertenecen los autores citados más arriba, cuando tuvo su apogeo.

La tragedia arcaica basada en los modelos de los trágicos griegos usaba la mitología para sus argumentos. Muchos de los temas habían sido tratados antes por los griegos, pero el hecho de no conservar muchos de los originales ni tampoco completos los latinos no nos permite juzgar el grado de innovación de la tragedia latina.

Junto a las tragedias de origen griego y contenido mitológico Nevio, que sobre todo hizo comedias, inventó un género específico romano, la tragedia pretexta. La toga pretexta era el traje de las autoridades. En estas obras los protagonistas eran reyes, militares, etcétera.

Al comienzo de la época clásica el teatro dejó de ser  un género de interés para los escritores más afamados y se habría de esperar hasta la segunda mitad del siglo I d. C. para que Séneca las volviera a cultivar.

Séneca

Sólo se han conservado para la posteridad diez obras de Séneca el filósofo (s I d. C.), la última de las cuales, La Octavia, es de dudosa autoría y es la única tragedia latina de tema no mitológico o pretexta.

En la tragedia culta latina de Séneca se recuperan los temas mitológicos que ya había tratado la tragedia clásica griega y latina. Así Edipo de Séneca se mira en el espejo del Edipo Rey  de Sófocles, lo mismo que Medea en la obra homónima de Eurípides.