>  Sinopsis histórica
>  Organización política y social
>  La vida cotidiana
>  El derecho romano
  · La Época Arcaica
  · La Época Clásica
  · El Bajo Imperio
  · El Imperio Bizantino
  · La Península Ibérica: la dominación romana
  · La Península Ibérica: la Alta Edad Media
  · El renacer de la monarquía
  · Epílogo
   
   
  [Glosario del tema]
   
 

Roma y su legado
El derecho romano [Autoevaluación]

Romanidad tardía o bajo imperio (230 dc - 450 d.C.)

A partir de la Crisis del siglo III (234-285 d.C) el derecho clásico se ve desplazado por nuevas fuentes jurídicas que proceden de las provincias y de las disposiciones imperiales. La labor de los juristas es sustituida por la de los compiladores de leyes.
En este período postclásico los emperadores tratan de reafirmar su poder, de manera que ya no actúan como primer ciudadano (princeps), sino como señor y dueño (dominus). Esta teoría establece los principios de soberanía sobre un estado que la Europa medieval descubrirá a partir del siglo XII. El ascenso y consolidación del cristianismo aportará un fundamento sagrado y religioso más al poder imperial, que procede directamente de Dios.

Uno de estos emperadores, Teodosio (nacido en Cauca, Hispania) tomó la decisión, que luego se reveló como vital para la supervivencia de la cultura clásica), de dividir el Imperio Romano entre sus dos hijos: Arcadio, en 383, recibió la parte oriental o Bizancio y Honorio tomó posesión de la parte occidental en 393. Este hecho no era sino resultado de un proceso de división del poder para hacerlo más efectivo. Otros emperadores, como Diocleciano, habían reorganizado la administración territorial haciéndola pasar de cincuenta a cien provincias, agrupadas en quince diócesis.

Esta provincialización del Imperio hizo aumentar, de forma exponencial, el número de edictos, disposiciones, mandatos y constituciones, sobre las que se apoyaba el derecho tardorromano. Por ello, fue necesaria una compilación y ordenamiento de esa masa legislativa, fijando un orden de prelación entre los juristas y las leyes a las que acudir en caso de necesitarlas. Así, Valentiniano III, en el 426 estableció el siguiente orden: Papiniano, Paulo, Ulpiano, Modestino y Gayo, o el criterio de la mayoría, o el de Papiniano, en última instancia. Es el principio de Auctoritas, al que se acude frecuentemente en cualquier disputa intelectual o teológica a lo largo de la Edad Media.

Por último, el Código de Teodosio II , en el 439 d.C., recopila todas las leyes dictadas desde el 312 y conservadas. En él se establece la separación legal entre Oriente y Occidente: las leyes del Imperio Occidental o las de Bizancio sólo se aplicarán en su jurisdicción correspondiente, salvo que el emperador dictamine los contrario.


Fragmento del Código Teodosiano