>  Iniciación en las técnicas de traducción
>  Análisis morfosintáctico
  · Introducción
  · El predicado
  · El sujeto
  · Tipos de verbos
  · Objeto directo, indirecto, suplemento y predicativo
  · Los complementos circunstanciales
  · Casos y funciones
  · El sintagma nominal
>  Lectura comprensiva de obras y fragmentos
   
  [Mapa conceptual]
  [Glosario del tema]
 

Los textos latinos y su interpretación
Análisis morfosintáctico [Autoevaluación]

El sujeto

El otro elemento constitutivo de la oración es el sujeto. En los ejemplos anteriores los sujetos son respectivamente cónsul, aqua, Venus, homo, Mens sana. También existen oraciones sin este elemento como pluit "llueve". Este tipo de oraciones se llaman oraciones impersonales o impersonales propias. De estas oraciones nos ocuparemos más adelante, pero ya señalamos que se trata de algo minoritario.

Entre el núcleo del predicado y el sujeto se da una relación especial que llamamos
concordancia. Tradicionalmente se ha dicho que el sujeto y el verbo concuerdan.

Esta concordancia consiste en la marca mediante morfemas de la correlación entre los dos elementos. Dicho con términos más familiares:

Si el verbo está en singular, el sujeto también y lo mismo para el plural. Esta es la concordancia de número. Es decir, el morfema que marca el accidente gramatical número debe coincidir.

Si el verbo está en 1ª persona, el sujeto es la primera persona; 'yo', 'nosotros'  en español, ego / nos en latín. Si está en 2ª persona el sujeto será 'tú' /’vosotros' en latín tu / vos. Y si lo está en 3ª, el sujeto será cualquier cosa excepto las anteriores.