>  Del indoeuropeo a las lenguas romances. Historia sucinta...
>  La escritura en Roma. Abecedario, pronunciación y acentuación
>  Flexión nominal
>  Flexión pronominal
>  Flexión verbal
>  Sintaxis de los casos
>  La concordancia. El orden de palabras.
>  Sintaxis de las oraciones
  · Oraciones simples
  · Composición y subordinación
  · Coordinación y yuxtaposición
  · Subordinación
  · La oración de infinitivo
  · Subordinadas con UT
  · Subordinadas con CUM
  · La oración de relativo
  · Participio y ablativo absoluto
   
  [Mapa conceptual]
  [Glosario del tema]
 

La lengua latina
Sintaxis de las oraciones [Autoevaluación]

La oración de infinitivo


La subordinada de infinitivo es una de las más usuales en latín y también de las más sencillas. Hacen generalmente función de complemento directo aunque también de sujeto y atrubuto. Haremos referencia a sus principales características.


Sujeto en acusativo
Este es uno de los rasgos fundamentales de dichas subordinadas. El origen se puede explicar a partir de construcciones del tipo
'video consulem venire' donde cada elemento 'consulem' y 'venire' puede interpretarse alternativamente como complemento directo y después se produce una relación entre ambos en la que 'lógicamente' se entiende 'consulem' como sujeto de 'venire'.


Escoge la traducción del infinitivo


Traducción con 'que'
Aunque algunos verbos en nuestro idioma nos permiten la construcción con infinitivo como en 'audio laborare servum' otros no lo toleran. Pero en otras lenguas como el inglés o el latín esto sí es posible. Así tenemos en inglés
'I want you to come' o en latín 'volo te venire'. Pero en español sería imposible '*quiero tú venir'.


Traduce los infinitivos

En este caso deberíamos optar por otro tipo de subordinación equivalente: 'quiero que tu vengas'.

Construcción concertada
En algunos casos puede ocurrir que el sujeto del infinitivo vaya en nominativo. Si partimos de una frase como 'dicunt Romanos habere imperium': "dicen que los romanos tienen un imperio" y la cambiamos a pasiva la forma 'Romanos' puede interpretarse como sujeto del verbo principal: 'los romanos son dichos ...' y se nos presentaría como 'Romani dicuntur habere imperium' que nosotros debemos traducir del mismo modo que la anterior. 

La 'consecutio temporum' del infinitivo
El infinitivo no marca un tiempo absoluto. Así en
'video Romanos venire' se entiende que 'vienen ahora' y que es presente. Pero en 'vidi Romanos venire' la acción de 'venir' ocurre en el pasado. Podemos decir que el tiempo del infinitivo es 'relativo' al del verbo principal. En todo caso existen distintos infinitivos: 'llegar', 'haber llegado', 'ir a llegar'. ¿Cuál es su valor?.

Si comparamos 'creí llegar' con 'creí haber llegado' veremos que, aunque la acción de llegar es pasado en ambos casos, en la primera es simultánea con el verbo principal (lo creo según estoy llegando) mientras que en la segunda es anterior al verbo principal (creí en ese momento que ya había llegado).

Así los tres infinitivos latinos de presente, pasado y futuro: 'venire', 'venisse' y 'venturum esse' marcan respectivamente simultaneidad, anteriorirdad y posterioridad con el verbo principal. Por ello deberemos reflejar estos valores a la hora de traducirlos.

Las posibilidades en la correlación de tiempos son muy numerosas y pensamos que, en vez de aprenderse todo un catálogo de reglas es mejor tener presente los matices de simultaneidad, anterioridad y posterioridad antes mencionados.