>  Del indoeuropeo a las lenguas romances. Historia sucinta...
>  La escritura en Roma. Abecedario, pronunciación y acentuación
  · El alfabeto
  · Historia del abecedario
  · Pronunciación de las consonantes
  · Pronunciación de las vocales y diptongos
  · Sílabas largas y breves
  · La acentuación
  · Las letras griegas
>  Flexión nominal
>  Flexión pronominal
>  Flexión verbal
>  Sintaxis de los casos
>  La concordancia. El orden de palabras.
>  Sintaxis de las oraciones
   
  [Mapa conceptual]
  [Glosario del tema]
 

La lengua latina
La escritura en Roma. Abecedario, pronunciación y acentuación [Autoevaluación]

Historia del abecedario

El abecedario latino fue una adaptación del alfabeto griego. Los griegos, que desde el siglo VIII a.C. se habían instalado en la Magna Grecia, entraron en contacto con los pueblos de Italia y les influyeron culturalmente, enseñándoles la escritura alfabética. Es importante saber que en la antigüedad no existían más que la mayúsculas o unciales, y que por tanto fueron las únicas que emplearon griegos y romanos.

Escritura etrusca
Probablemente la ciudad más influyente fue Cumas, cuyos habitantes pertenecían a los griegos occidentales, con un alfabeto algo diferente del griego jónico-ático.
En época monárquica los etruscos dominan buena parte de la Península Itálica y aprenden de los griegos de Cumas la escritura, adaptándola a su lengua.

Inscripción en una pared de PompeyaAl final de la época monárquica, o al principio de la época republicana, los romanos adaptan ligeramente la escritura etrusca a su lengua. Después en época clásica, ante la enorme avalancha de helenismos que entran en latín, al abecedario se reajusta para poder representar los sonidos del griego -esta vez ya común- que eran extraños al latín.
Las minúsculas empiezan a emplearse al final de la antigüedad y surgen de la necesidad de escribir el trazo completo de una letra sin levantar la mano del papel (o el material que fuere), redondeando los ángulos para conseguirlo. Como este proceso se produjo paralelamente en latín y griego después de muchos siglos de escritura independiente en ambas lenguas, el resultado de este proceso, las minúsculas, fue mucho más divergente que lo que había sido el de las mayúsculas.