*Visualización del griego



>  Geografía de la Grecia Antigua
>  Historia de Grecia
>  El ámbito de la polis. La ley. Las formas de gobierno
>  Mito y religión
>  La vida cotidiana
  · El modo de vida
  · La familia
  · La mujer
  · La educación
  · El trabajo
  · El ocio y el deporte
>  Géneros literarios en Grecia
   
   
  [Glosario del tema]
   
 

Grecia y su legado
La vida cotidiana [Autoevaluación]

El modo de vida

Rasgos principales
¿Cómo vivían los griegos del siglo V a. C.? ¿Cuáles eran sus actividades habituales? Especialmente, conocemos bastante bien la vida de Atenas, gracias a la literatura (comedias y discursos) y al arte (cerámica). Éstos son algunos de esos detalles:

  • En la ciudad no había casas ostentosas o grandes palacios.
  • La mayoría de las casas estaban construidas con barro y madera. Solían tener una sola planta, en el caso de que  hubiera dos, solían tener una escalera exterior.
  • El mobiliario estaba formado por baúles, camastros, sillas, etc.
  • Sabemos que los hombres solían pasar mucho tiempo fuera de sus viviendas y por ello no se preocupaban por tener grandes lujos.

Un día cualquiera
Veamos qué tipo de vida hacía un ciudadano ateniense medio. Por la mañana se vestían y tomaban un poco de comida: pan con aceite y aceitunas.

Las mujeres apenas salían de casa, dedicaban bastante tiempo a su arreglo personal, usaban cremas, perfumes, adornos y joyas.

Los hombres pasaban la mañana en el ágora o en el campo cuidando de sus negocios y de sus tierras.

Al mediodía tomaban algo ligero para comer y descansaban. Después solían ir a los baños  y a las barberías. Al caer la tarde volvían a casa para cenar, esta era la comida más importante del día. A veces se cenaba en familia, en otras ocasiones había invitados. En ese caso, tras la cena se celebraba un simposion (τὸ συμπόσιον: "bebida en común")

Los symposia o banquetes
Cuando los invitados llegaban a la casa del anfitrión se descalzaban y los esclavos les lavaban los pies.
En algunas ocasiones se ponían guirnaldas. A continuación se tumbaban a comer, reclinados en lechos, tomaban la comida servida en mesas bajas. No usaban cubiertos, cogían la comida con la mano derecha. Si las mujeres de la casa habían estado presentes, se retiraban de la sala y los hombres bebían vino mezclado con agua. Ése era propiamente el simposion (συμπόσιον). Se nombraba un jefe ('simposiarca'), que debía proponer entretenimientos: música, danzarinas, poesía, etc. En ocasiones especiales el anfitrión contrataba a un grupo de músicos y danzarinas. En otros casos, los participantes recitaban poemas o charlaban sobre una cuestión.

Los datos más relevantes de este tipo de reuniones los conocemos gracias a las obras de Platón y Jenofonte (El Banquete).