>  El alfabeto latino
>  Morfema y palabra
>  El latín como lengua flexiva
>  La flexión nominal
>  La flexión verbal
  · Introducción
  · Características de la conjugación latina
  · Persona, número y voz
  · Tiempo, modo y aspecto
  · El enunciado
  · Las conjugaciones
  · Las desinencias
  · El presente de indicativo
  · El Pretérito imperfecto de indicativo
  · El Pretérito perfecto de indicativo
>  La concordancia y el orden de palabras
>  Estructuras oracionales básicas
   
  [Mapa conceptual]
  [Glosario del tema]
 

Elementos básicos de la Lengua Latina
La flexión verbal [Autoevaluación]

Las desinencias


Las desinencias personales son muy parecidas a las del verbo español. Si tenemos en cuenta algunos cambios fonéticos, veremos que las diferencias son mínimas. Estos cambios son, sobre todo, la pérdida de la –m y –t finales y la apertura de la –u final átona en –o.

En primera persona del singular tenemos dos desinencias: -o y –m. El uso de una u otra depende de cada tiempo. En general, si el tiempo termina por vocal, tendremos –m; si no, –o.

En la tercera persona del plural del pretérito perfecto se usan, indistintamente, las dos formas, aunque la primera es más frecuente y la que ha pervivido en las lenguas romances.

Las desinencias personales son válidas para todos los tiempos, excepto para el pretérito perfecto de indicativo e imperativos. Para los demás tiempo este es el cuadro de desinencias.

Voz activa

General

P. Perfecto

Imperativo

1ªs

-o / -m

-i

--

2ªs

-s

-isti

- Ø / -e /to

3ªs

-t

-it

-to

1ªp

-mus

-imus

--

2ªp

-tis

-istis

-te /-tote

3ªp

-nt

-erunt / -ere

-nto

A los verbos de la tercera en presente y a los demás en las formas terminadas en consonante hay que añadirles entre el tema y la desinencia la vocal temática o de unión que es – i, en general, y –u en la tercera persona del plural. De este modo las terminaciones con la vocal temática resultan:

1ªs

-o

2ªs

-is

3ªs

-it

1ªp

-imus

2ªp

-itis

3ªp

-unt

La evolución histórica de las desinencias es fácil de rastrear. Sólo es algo más difícil de ver lo que sucedió con la desinencia de segunda persona del plural. La forma latina -tis pasó al castellano como –des. Así lo podemos leer en el español de los siglos de oro (Véase El Quijote "non fuyades malandrines" < fugiatis). Después la d intervocálica cayó y el diptongo resultante –aes, -ees, ies provocó el cierre de la –e en –i. Visto en un cuadro tenemos:

1ªs

-o > -o

-i > -e / -i

2ªs

-s > -s

-isti > -iste

3ªs

-t > - Ø

-it > - Ø

1ªp

-mus > mos

-imus > -imos

2ªp

-tis > -des > -is

-istis > -isteis

3ªp

-nt > -n

-(e)runt > -(e)ron