>  El alfabeto latino
>  Morfema y palabra
>  El latín como lengua flexiva
>  La flexión nominal
  · Introducción
  · La declinación latina
  · Género, número y caso
  · El caso
  · El enunciado
  · Las declinaciones
  · Normas generales
  · Sustantivos
  · Adjetivos
  · Pronombres
>  La flexión verbal
>  La concordancia y el orden de palabras
>  Estructuras oracionales básicas
   
  [Mapa conceptual]
  [Glosario del tema]
 

Elementos básicos de la Lengua Latina
Presentación de la flexión nominal latina [Autoevaluación]

Normas generales


Normas generales que afectan a la declinación

Antes de explicar cada declinación en particular, veamos algunos aspectos generales:

  • El vocativo sólo se distingue del nominativo en el singular de las palabras de la 2ª declinación terminadas en nominativo en –us.
  • En plural, el nominativo y el vocativo son siempre iguales.
  • En plural, el dativo y el ablativo son siempre iguales.
  • Las palabras de género neutro tienen siempre iguales los tres casos rectos, nominativo, vocativo y acusativo, tanto en singular como en plural.
  • Las distintas clases o modelos de palabras de una misma declinación siempre tienen los casos oblicuos iguales, genitivo, dativo y ablativo.

Las desinencias y terminaciones

Este vocablo significa en latín algo así como "terminales". Se aplica a todas las palabras flexivas, por eso hablaremos de desinencias nominales y verbales. Es en la terminación de la palabra donde encontraremos las marcas de los accidentes gramaticales. Entre el tema y la desinencia, si el uno termina por consonante y el otro empieza por ésta, habrá a veces una vocal de unión.


Reconoce el caso y número

Entre estos elementos se producirán a menudo cambios fonéticos que dejarán irreconocibles a sus elementos originales. Por ejemplo en dominus el tema era originalmente –o y la desinencia –s. Pero la o final ante s se cerró transformándose en –u- de modo que encontraremos finalmente una terminación –us que es la unión de tema, desinencia y, en su caso, vocal de unión con los cambios fonéticos o de otro tipo originados.

Otro dato muy importante que suele complicar enormemente al que se inicia en el latín es que una misma desinencia o terminación puede representar distintos casos en distintas declinaciones o en la misma. Volviendo al ejemplo anterior, tenemos que la terminación –us representa el nominativo singular en la 2ª declinación, mientras que en la tercera puede ser nominativo singular, pero también vocativo o acusativo singular neutro en palabras como tempus ("tiempo") y en la cuarta puede ser nominativo, vocativo y genitivo singulares, y nominativo, vocativo y acusativo plurales en palabras como manus ("mano"). Estas ambigüedades de la morfología se resuelven mediante el análisis morfológico, sintáctico y léxico del contexto en el que ocurren.

Las desinencias de la declinación varían mucho de unos modelos a otros y también se repiten. De momento, veamos sólo algunas características generales, reservando para posteriores epígrafes el estudio detallado:

  • El plural generalmente no se forma con la adición de una s a la forma singular. Por ejemplo el genitivo singular de dominus es domini, mientras que el plural es dominorum.
  • La desinencia para los casos rectos en plural es siempre a.
  • La desinencia para el acusativo singular no neutro es –m.