>  El alfabeto latino
>  Morfema y palabra
>  El latín como lengua flexiva
>  La flexión nominal
  · Introducción
  · La declinación latina
  · Género, número y caso
  · El caso
  · El enunciado
  · Las declinaciones
  · Normas generales
  · Sustantivos
  · Adjetivos
  · Pronombres
>  La flexión verbal
>  La concordancia y el orden de palabras
>  Estructuras oracionales básicas
   
  [Mapa conceptual]
  [Glosario del tema]
 

Elementos básicos de la Lengua Latina
Presentación de la flexión nominal latina [Autoevaluación]

Las declinaciones

Las desinencias que marcan número género y caso se unen a distintas raíces o temas. Según cuál sea el final de la raíz, es decir, el tema, los sustantivos se clasifican en las llamadas declinaciones, que, como acabamos de decir, no son más que los distintos modelos para declinar un sustantivo o adjetivo en función del último fonema de la raíz.

Los modelos o declinaciones del latín son cinco, además los pronombres tienen unos modelos distintos. La primera declinación es el modelo de los sustantivos cuya raíz termina por –a, la segunda por –o /-e, la tercera por consonante o –i, la cuarta por –u y la quinta por –e.

 Declinación Ejemplo 

Distribuye por declinaciones
Distribuye por declinaciones

Para aprender las peculiaridades de cada una de las declinaciones se han propuesto desde la Antigüedad unos modelos o paradigmas. Los modelos que proponemos son: rosa, rosae ("rosa") para la primera; dominus, domini ("dueño"), vir, viri ("hombre") y bellum, belli ("guerra") para la segunda; pax, pacis ("paz"), caput, capitis ("cabeza"), hostis, hostis ("enemigo") y mare, maris ("mar") para la tercera; manus, manus ("mano") y genu genus ("rodilla") para la cuarta; res, rei ("cosa") para la quinta.

La más importante por la frecuencia de uso fue la tercera, seguida por la primera y segunda. Las dos últimas declinaciones tuvieron un escaso número de representantes. Tenemos en latín un reducido grupo de sustantivos o adjetivos que no se ajustan a ninguno de los modelos por diversas causas, son los irregulares y la declinación de los pronombres.

Las declinaciones latinas se simplificaron en tres modelos en una primera fase. En latín vulgar desaparecieron la 5ª (cuyos miembros pasaron a la 1ª) y la 4ª (que lo hicieron a la 2ª). Paralelamente, se fueron reduciendo los casos hasta desaparecer en el protorromance. Finalmente, el género neutro desapareció pasando, por norma común, las formas del singular a masculinas y las del plural a femeninas.