>  El alfabeto latino
>  Morfema y palabra
>  El latín como lengua flexiva
>  La flexión nominal
  · Introducción
  · La declinación latina
  · Género, número y caso
  · El caso
  · El enunciado
  · Las declinaciones
  · Normas generales
  · Sustantivos
  · Adjetivos
  · Pronombres
>  La flexión verbal
>  La concordancia y el orden de palabras
>  Estructuras oracionales básicas
   
  [Mapa conceptual]
  [Glosario del tema]
 

Elementos básicos de la Lengua Latina
Presentación de la flexión nominal latina [Autoevaluación]

Introducción


Ya hemos estudiado en el tema anterior que en las leguas flexivas y particularmente en las lenguas indoeuropeas, y, por tanto, en latín, algunas clases de palabras cambian de forma para expresar distintos valores gramaticales.

Otra propiedad de las lenguas flexivas reside en la flexión sigue dos modelos diferenciados desde el principio. El primero de estos modelos, el de los sustantivos, adjetivos y pronombres, la declinación , la vamos a estudiar en este tema (ya adelantamos que los tres accidentes gramaticales que recoge la flexión nominal son el género, numero y caso). El segundo modelo es el que atañe a los verbos. Este tipo de flexión se llama habitualmente flexión verbal o conjugación, y se verá más adelante.

Las lenguas románicas heredaron del latín los sustantivos y adjetivos con modificaciones tan grandes, que hacen en este punto irreconocibles a ambos sistemas. Las lenguas procedentes del latín han perdido la categoría gramatical del caso, con la excepción de los pronombres personales. Lo mismo cabe decir del inglés, lengua también indoeuropea, que ha perdido igualmente la categoría caso. Además tiene el número más reducido que las lenguas románicas (no hay forma plural en los adjetivos) y está en trance de perder la categoría género.

La declinación ya fue estudiada a fondo por los gramáticos latinos, quienes, a su vez, tradujeron la terminología del griego. Antonio de Nebrija en los últimos años del siglo XV escribió la primera gramática de una lengua románica adaptando por primera vez a una lengua moderna los términos gramaticales, que en ésta, como en casi todas las ciencias y disciplinas, deben su terminología en muy buena medida a la Antigüedad clásica.