>  El alfabeto latino
>  Morfema y palabra
>  El latín como lengua flexiva
  · Las distintas formas de las palabras
  · Flexión y derivación
  · Los casos
  · Las declinaciones
  · Lenguas aglutinantes
  · Lenguas aislantes
  · Lenguas flexivas
>  La flexión nominal
>  La flexión verbal
>  La concordancia y el orden de palabras
>  Estructuras oracionales básicas
   
  [Mapa conceptual]
  [Glosario del tema]
 

Elementos básicos de la Lengua Latina
El latín como lengua flexiva [Autoevaluación]

Las distintas formas de las palabras
Las palabras latinas tenían bastantes formas más que las nuestras. 

Nuestros sustantivos suelen tener una forma de singular y otra de plural y sólo algunas palabras especiales cambian más de forma: ¿Son 'yo', 'me', 'mi' la misma palabra?. Parece que sí. Se trata de un fósil, un resto de una situación más antigua donde casi todas las palabras tenían todas estas posibilidades.

Pero ¿Cuál es la diferencia entre 'yo' y 'me'? Hacen referencia a la misma realidad pero no podríamos decir *'Me tengo un coche' o *'Luis ve a yo desde la ventana'.


En el primer caso debemos utilizar la forma 'yo' y en el segundo 'me'. La realidad es que estamos escogiendo la forma según la función sintáctica de la palabra. Así, en líneas generales, escogemos 'yo' cuando la función es de sujeto y 'me' cuando es de complemento directo.

Las distintas formas de las palabras
Actividad sobre las formas de las palabras

 

El sistema es complicado, pero estamos tan habituados a él que no nos cuesta ningún esfuerzo. Lo mismo les debía ocurrir a los romanos. La diferencia es que para ellos la palabra 'casa' y, en general casi todas, tenían esas formas y alguna más. Así un romano decía insula est longa ("la isla es alargada"), pero video insulam ("veo una isla"), porque en la primera la palabra insula es sujeto y en la segunda complemento directo.