>  El alfabeto latino
>  Morfema y palabra
  · Introducción
  · Palabras y clases de palabras
  · Tipos de monemas
  · Tipos de palabras
  · Clasificación de las palabras
  · Los lexemas
  · Morfemas
  · Formación de palabras
  · Derivación
  · Composición
>  El latín como lengua flexiva
>  La flexión nominal
>  La flexión verbal
>  La concordancia y el orden de palabras
>  Estructuras oracionales básicas
   
  [Mapa conceptual]
  [Glosario del tema]
 

Elementos básicos de la Lengua Latina
Morfema y palabra [Autoevaluación]

Los lexemas


El epígrafe anterior nos ha ilustrado en el sentido de que las palabras estaban formadas por monemas. Vimos que los monemas podían ser de dos clases: lexemas y morfemas. En las palabras que no son conectoras (preposiciones y conjunciones), el monema tendrá que ser a la fuerza lexema. A este lexema o raíz le podrán acompañar ninguno, uno o varios morfemas.

A las palabras formadas únicamente por un lexema con ausencia de morfemas las llamamos palabras-raíz, por ejemplo 'paz' en español o cor, "corazón" en latín.

A veces, una misma raíz o lexema puede presentar diferentes variantes. En español el verbo 'querer' presenta los lexemas quer en 'querer', quier en 'quiero' y quis en 'quise'. Pese a presentar tres formas distintas, quier-, quer- y quis-, consideramos a 'querer', 'quiero' y 'quise' formas de una sola palabra: el verbo 'querer'. Esto mismo nos pasará en latín con, por ejemplo, fac- fec-, variantes de la raíz del verbo facio ("hacer"). A estas variantes de un mismo lexema las podemos llamar radicales o temas. Así, en facio, por ejemplo, distinguimos fac, el lexema, fac-i, el tema y faci-o, la forma de 1ª persona de singular del verbo "hago".

La denominación de 'tema', aparte de designar la unión de un lexema y un fonema, generalmente una vocal (fac-i), también puede hacer referencia a ese último fonema añadido a la raíz (-i). Algo parecido hacemos en español, cuando decimos que 'cantar' es un tema en -a, o 'amig-o' es un tema en –o. Del mismo modo, en latín, podremos decir, según convenga, que "faci- es un tema" o que "faci- tiene tema en –i".