>  Orígenes del latín
>  Latín clásico y latín vulgar. La formación de las lenguas.
  · Introducción
  · Formación del latín clásico
  · La influencia del griego
  · El latín vulgar
  · Extensión del latín vulgar
  · Cambios fonéticos
  · Cambios morfológicos
  · Las lenguas románicas
  · Particularidades
  · Hispania
>  El latín en las lenguas modernas no derivadas de él
   
  [Mapa conceptual]
  [Glosario del tema]
   
 

El latín en la historia
Latín clásico y latín vulgar. La formación de las lenguas. [Autoevaluación]

Cambios morfológicos


Reducción de la declinación y los géneros

La paulatina pérdida de la flexión nominal o declinación es probablemente el fenómeno lingüístico más importante que sucede en relación con el latín vulgar. La declinación permite determinar la función sintáctica de los sustantivos, pronombres y adjetivos en la oración.

Reconoce formas de una palabra en latín
Reconoce formas de una palabra en latín

El sistema del latín clásico que disponía de seis casos perdió muy pronto el vocativo, después el ablativo. Siguieron el genitivo y dativo, para terminar en la única oposición nominativo-acusativo. Esta simplificación se suplió con el uso de preposiciones y el orden oracional como elementos que determinan la función sintáctica en la frase, tal y como sucede en las lenguas románicas actuales. Paralela a la simplificación del número de casos corrió la del número de modelos: de las cinco declinaciones del latín clásico se pasó a tres.

A la vez que se reducía el número de casos y modelos, fue desapareciendo paulatinamente el género neutro, pasando los sustantivos que poseían este género a masculinos o femeninos.

Simplificación de la conjugación
En el caso de la conjugación, la reducción no supuso la pérdida del sistema latino, que se mantiene en sus fundamentos en algunas lenguas románicas como las hispánicas. Pero sí hubo algunos cambios importantes. De entre éstos, destacamos la pérdida de la voz pasiva con desinencias propias. También se perdieron algunos tiempos y formas personales, y otros modificaron su valor. Por ejemplo, el pretérito pluscuamperfecto latino pasó a pretérito imperfecto de subjuntivo: lat. dixerat > es. dijera.