>  Orígenes del latín
>  Latín clásico y latín vulgar. La formación de las lenguas.
  · Introducción
  · Formación del latín clásico
  · La influencia del griego
  · El latín vulgar
  · Extensión del latín vulgar
  · Cambios fonéticos
  · Cambios morfológicos
  · Las lenguas románicas
  · Particularidades
  · Hispania
>  El latín en las lenguas modernas no derivadas de él
   
  [Mapa conceptual]
  [Glosario del tema]
   
 

El latín en la historia
Latín clásico y latín vulgar. La formación de las lenguas. [Autoevaluación]

Extensión del latín vulgar


Cronología
Después de determinar el ámbito conceptual y geográfico del latín vulgar, debemos tratar de delimitar el momento de su inicio y fin. Estos límites son difusos y difíciles de establecer. Podemos afirmar que algunos hechos propios del latín vulgar están presentes en las inscripciones halladas en Pompeya en la segunda mitad del s. I d. C., pero existe el consenso de que la extensión del conjunto de fenómenos que conocemos como latín vulgar se generalizó a partir del siglo III d. C.

La fecha en que el latín pasó a ser romance es igualmente difícil de determinar. Es un hecho claro que la desaparición del Imperio de Occidente en 476 propició la fragmentación del latín en dialectos que quedaron aislados entre sí. Estos dialectos fueron alejándose progresivamente ya desde el Bajo Imperio y este proceso se profundizó durante la alta Edad Media.

Fuentes del latín vulgar

Educación de un esclavo
Educación de un esclavo

Hemos establecido anteriormente que el latín vulgar era el habla popular que recoge la variante oral de las capas sociales que carecían de formación literaria o lingüística. Hemos visto en el texto de Petronio cómo se opone la forma de hablar de los pobres a la formación de las personas cultas.

Por eso las fuentes son aquellos escritos que reflejen la forma oral de la lengua de manera más o menos fiable. En literatura los géneros más llanos (la sátira, la novela, la comedia). También nos sirven las correcciones de los gramáticos latinos, las inscripciones y, por supuesto, los resultados en las lenguas románicas y otras fuentes indirectas como la métrica.