>  Orígenes del latín
  · Introducción
  · Latín e indoeuropeo
  · Las lenguas indoeuropeas
  · Primeros testimonios
  · El latín literario
  · La disgregación del latín
>  Latín clásico y latín vulgar. La formación de las lenguas.
>  El latín en las lenguas modernas no derivadas de él
   
  [Mapa conceptual]
  [Glosario del tema]
   
 

El latín en la historia
Orígenes del latín [Autoevaluación]

La disgregación del latín


Sabemos que, al menos desde el siglo I d.C., existía una variedad del latín llamada ‘latín vulgar’ que difería del uso recto del latín clásico. Esta variedad fue ganando importancia y territorio con el paso del tiempo.


Pero el latín escrito mantuvo una unidad muy grande desde los comienzos de la literatura hasta la decadencia y caída del Imperio Romano. Sin embargo, el latín comenzó a perder su estabilidad claramente a partir del siglo III d. C., coincidiendo con la gran crisis política del Imperio Romano.

Recorrido por la evolución del latín
Recorrido por la evolución del latín

 Desde esta época y hasta el siglo X, fecha admitida unánimemente para la certificación de la desaparición del latín como lengua hablada, el latín sufrió una decadencia tal, que lo condujo a la fragmentación en nuevas lenguas llamadas habitualmente romances o románicas.

Pero, igual que pasó al comienzo de la historia del latín, el final como lengua hablada no tiene unos límites nada precisos. Se suele considerar el año 600 como fecha en que todavía el latín era lengua hablada, y el año 900 como fecha en la que se emplea ya alguna variedad de lengua romance.

Los tres siglos de intervalo presentan datos y documentos que se pueden interpretar en un u otro sentido. Estos tres siglos también coinciden con una época de gran crisis en Europa, que termina en torno al año 800 con el llamado renacimiento carolingio. Sea como fuere, se suele considerar las actas del Concilio de Tours, (813) uno de los testimonios de que ya existía una lengua romance distinta del latín, o los Juramentos de Estrasburgo (año 842).

Los primeros testimonios escritos del castellano son las llamadas Glosas Emilianenses. Son aclaraciones escritas al margen del texto latino del Evangelio en castellano y vascuence, de poco después de los documentos reseñados más arriba, halladas en el monasterio riojano de San Millán de la Cogolla.

Después el latín siguió siendo la lengua usada habitualmente en Occidente para la transmisión de la cultura y la ciencia durante muchos siglos, además de lengua oficial –aún hoy en día- de la Iglesia Católica. Por citar algunos ejemplos famosos: Copérnico, Newton, Descartes o el propio Gauss, a principios del siglo XIX, redactaron sus trabajos en latín. El latín sigue siendo una lengua fundamental en muchas ciencias como la biología que sigue denominando con dos nombres latinos las nuevas especies descubiertas.