>  La lengua y la literatura clásicas como transmisores de cultura
>  Presencia de lo clásico en las Bellas Artes
>  El cómputo del tiempo
  · El calendario
  · El año
  · La fecha
  · El mes
  · Partes del mes romano
  · El día y la noche
   
  [Mapa conceptual]
  [Glosario del tema]
 

Mundo Clásico y Mundo Moderno
El cómputo del tiempo [Autoevaluación]

La fecha

A la hora de contar el tiempo del periodo antiguo, debemos tener en cuenta dos hechos:

  • Los años, siglos, milenios, etc. anteriores a nuestra era 'se cuentan hacia atrás'. Así, por ejemplo, el año que sigue al 490. C. es el año 489 a. C. y el siglo que precede al II a. C. es III a. C.
  • También es importante recordar que en la Antigüedad no se usaba el cero. Se comenzaba a contar por el uno. Esto supone que muchas veces las 'cuentas no salgan', sobre una unidad en el cómputo antiguo. Así por ejemplo podremos leer que la olimpiadas se celebraban cada cinco años.

Otra cuestión era cómo se referían en la Antigüedad a un año concreto. La fijación de la fecha de nacimiento de Cristo y su uso oficial no quedó fijada hasta el siglo VIII de nuestra era.

Calendario romano
Calendario romano

Grecia
En Grecia los procedimientos más importantes fueron:

  • La fecha desde la última olimpiada, teniendo en cuenta que comenzaron a celebrarse en el año 776 a.C.
  • En Atenas, la forma más frecuente era citando al arconte epónimo de Atenas.

Roma
En Roma también hubo varias maneras de referirse a una fecha de un año concreto. Destacamos las más usuales:

Cónsules y consulados
Aplicación sobre el consulado

  • Citando a los dos cónsules que ejercían el cargo en el año.
  • Refiriéndose a la fecha desde la fundación legendaria de Roma, acaecida según la tradición el veintiuno de abril de 753 a. C.. Se emplea con la fórmula: anno CCCLIII ab urbe condita.
  • Sólo para los textos relacionados con Hispania, el año de la pacificación de Hispania por el emperador Augusto, que se consideró oficialmente el 25 a. C.. .
     

Los romanos clasificaron los días en fasti o fastos y nefasti o nefastos. Los días fasti eran adecuados para emprender tareas importantes, negocios, etcétera. En los nefastos se debían abstener de actividades importantes. También había días festi o festivos consagrados a las celebraciones religiosas. Estos días eran nefasti.