>  La lengua y la literatura clásicas como transmisores de cultura
  · Introducción
  · La lengua de Grecia
  · La lengua de Roma
  · La base de las ciencias y las técnicas
  · La literatura griega
  · La literatura latina
  · La épica
  · La lírica
  · El teatro
  · La novela y la oratoria
>  Presencia de lo clásico en las Bellas Artes
>  El cómputo del tiempo
   
  [Mapa conceptual]
  [Glosario del tema]
 

Mundo Clásico y Mundo Moderno
La lengua y la literatura clásicas como transmisores de cultura [Autoevaluación]

Introducción

Podemos afirmar que la suma de lo que somos hoy en día los Occidentales es, AR0 de manera abrumadoramente mayoritaria, debida a griegos y romanos. Si en este momento hay algo que nos une a los españoles y a los europeos, es el acervo que nos trajo el Mundo Clásico.

La riqueza de la literatura clásica
Personajes de la literatura clásica

Es verdad que después se modificó, sobre todo, con el cristianismo y el contacto con otras culturas como la árabe y la oriental, pero, en suma, la base la sigue constituyendo el saber que nos legaron los griegos y romanos. Por eso, el conocimiento del Mundo Clásico no es una labor propia sólo de arqueólogos e historiadores, sino de cualquiera que se adentre en el conocimiento de la lengua, el pensamiento, la literatura, el arte, la ciencia, la sociedad actuales. El Mundo Clásico está vivo en nuestra sociedad actual y seguirá vivo mientras perdure nuestra civilización.

Pero después de este alegato, tenemos que aportar datos concretos que sustenten estas afirmaciones. El vehículo de expresión de esos saberes que hemos mencionado ha sido fundamentalmente la lengua, además de las manifestaciones plásticas del arte.


Personajes grecolatinos

Esta lengua fue plasmada por escrito gracias al probablemente invento más decisivo de la Antigüedad Clásica, la escritura alfabética, perfeccionada por los griegos y adaptada por los romanos, que permitió la alfabetización de una porción de la población inimaginable con otros sistemas de escritura más complejos y, por ende, la divulgación de los conocimientos y las artes.

La mayor parte de estos conocimientos, artes y ciencias nacieron en Grecia, pero muchos de ellos se perfeccionaron, y, sobre todo, se difundieron gracias a la labor de Roma, que con una organización social, política, técnica y económica impresionante consiguió construir un Imperio de unas proporciones colosales, que aún hoy en día nos ilustra y sirve de modelo, en sus aspectos más sugerentes.