La materia no se destruye, se transforma

cerrar

Por último la propia fuerza todos los cuerpos destruiría
si no fueran eternos sus componentes internos.
unida entre sí por enlaces más o menos fuertes;
sólo con el tacto desaparecería entre nuestros dedos
no siendo eternos sus componentes
sería suficiente para disolverlos cualquier fuerza.
Pero, puesto que constan de distintos elementos
y los componentes son eternos,
Los cuerpos intactos permanecen si no reciben
un choque que desate de sus componentes las ligaduras.
Por tanto ningún cuerpo desaparece en la nada,
sino que, al destruirse, vuelve a sus primitivos elementos.
(LUCRECIO. De Rerum Natura, I,238)

NOTAS: