El primer hombre que desafió a los dioses

cerrar

Cuando yacía la vida con infamia oprimida
en la tierra bajo la carga pesada de las religiones,
que mostraban desde el cielo su cabeza
amenazando con su estremecedor aspecto a los mortales,
un hombre griego fue el primero que contra ellos
osó levantar los ojos y oponerse.
No le acobardó la fama de los dioses, ni los rayos,
ni su amenazador sonido, sino que aún más por eso
se excitó la virtud de su pecho para que desease más
romper los cerrojos de las puertas de la naturaleza cerradas el primero.

(LUCRECIO. De Rerum Natura, I, 62)

NOTAS: