Aquiles escoge morir con honor

"...Mi ánimo me ordena no vivir ni permanecer entre los hombres, si primero no pierde Héctor su ánimo herido bajo mi lanza, dando su pago por los despojos de Patroclo Menecíada1." Y a él se dirigió Tetis2 mientras derramaba lágrimas: "Me serás de muerte temprana, hijo. ¡Qué cosas dices! Pues en seguida, tras el de Héctor, está dispuesto tu destino." Y a ella le dijo muy apenado Aquiles el de los pies ligeros: "Ojalá quede muerto en el acto, ya que no iba a ayudar a un compañero cuando era asesinado. Él pereció muy lejos de su patria y estuvo falto de mí, de que fuese protector de su desgracia. Mas ahora, puesto que ya no voy a regresar a mi tierra patria y ni siquiera en algo llegué a ser la luz para Patroclo ni para los demás compañeros, que en gran número fueron derribados por el divino Héctor, permanezco sentado junto a las naves como carga inútil de la tierra." (Homero. Ilíada, XVIII, 90-104)

(Doble espacio)

   

NOTAS:  1. El compañero de Aquiles, muerto a manos de Héctor.  2. Ninfa del mar y madre de Aquiles.