EL DEMAGOGO

"En efecto, en las ciudades que se gobiernan democráticamente, según la ley, no tiene lugar el demagogo1, sino que los mejores ciudadanos ocupan la presidencia; pero donde las leyes no son soberanas, allí aparecen los demagogos, pues el pueblo se erige en dirigente único, uno solo formado de muchos, ya que muchos ejercen el poder, no individualmente, sino colectivamente."

(ARISTÓTELES. Política, 1292 a)


(Doble espacio)

   

NOTAS:

1. Literalmente, es aquel que conduce al pueblo como si llevara al ganado.