EL BUEN GOBIERNO

"Mi corazón me impulsa a enseñarles a los atenienses esto: que muchísimas desdichas procura a la ciudad el mal gobierno, y que el pueblo1 lo deja todo en buen orden y equilibrio, y a menudo apresa a los injustos con cepos y grillos; alisa asperezas, detiene el exceso y borra el abuso, y agosta los brotes de un progresivo desastre, endereza sentencias torcidas, suaviza los actos soberbios, y hace que cesen los ánimos de discordia civil, y calma la ira de la funesta disputa, y con buen Gobierno Todos los asuntos humanos son rectos y ecuánimes."

(SOLÓN. 25, 3D 7)

(Doble espacio)

   

NOTAS:

1. El 'demos'