Jerjes, hijo de Darío, continúa el proyecto de su padre

Después de esto, Jerjes, el rey de Asia, se puso en marcha diez años más tarde, después de haber hecho sus preparativos, con mil doscientas naves y llevando una cantidad enorme de tropas terrestres hizo un camino a través del mar y abrió paso por fuerza a las naves a través de la tierra, uniendo las orillas del Helesponto y horadando el monte Atos. Lisias, Discurso fúnebre, 27-29

 

(Doble espacio)

   

NOTAS: