>  Transmisión de la Cultura Clásica
>  Presencia de la civilización clásica
  · Los filósofos presocráticos
  · Aristóteles y el método lógico
  · La ciencia helenística. I. Arquímedes
  · La Ciencia helenística. II. Matemáticas y Astronomía
  · La Medicina
  · La ciencia en Roma
>  Pervivencia de elementos lingüísticos grecolatinos
   
   
  [Glosario del tema]
 

Del Mundo Clásico al mundo actual
Presencia de la civilización clásica [Autoevaluación]

Los filósofos presocráticos



Actividad sobre los primeros filósofos griegos


El comienzo de la investigación científica en la Antigüedad se remonta a los siglos VI y V a. C.. No podemos hablar de Ciencia tal y como se la conoce actualmente, pero sí constatamos la presencia de investigadores que se preguntaban el porqué de todo lo que les rodeaba. Así, Tales de Mileto (600-528 a. C.) fue el primero que formuló la pregunta: "¿De qué está hecho todo lo que hay en la Naturaleza?", y llegó a la conclusión de que se trataba del agua. Tales no acertó en la respuesta, pero fue el iniciador del pensamiento científico e inauguró un método que se alejaba de las explicaciones basadas en el mito. Después de él los filósofos o "amantes de la sabiduría" buscarán la verdad y el origen del mundo en el que vivían.

Pitágoras de Samos (nacido en el 570 a. C.) fue el autor de dos teoremas: el primero determinaba la longitud del lado de un triángulo conociendo las medidas de los dos lados más cortos (CxC = AxA + BxB) y el otro hacía referencia a los números como causa de los sonidos musicales hermosos. Él mismo y sus discípulos, los pitagóricos, llegaron a hacer de estos conocimientos una auténtica religión de contenidos misteriosos y sólo accesibles a los iniciados. Más adelante Euclides, en su libro "Los Elementos", establecerá la regla precisa de cómo deben usar la geometría los matemáticos.

Otro grupo de filósofos se dedicó a estudiar la composición de la primera materia de la que están compuestos todos los elementos de la naturaleza. Estos pensadores serán conocidos como "Pluralistas". Empédocles (495 a. C.) afirmará que había cuatro materias primigenias: fuego, tierra, aire y agua. Anaxágoras llegará más lejos y defenderá que hay muchos más elementos. En cambio, Demócrito de Abdera (460 a. C.) concluirá que la naturaleza está compuesta de átomos (que significa "indivisible" en griego). Éstos estarían regidos por sus propias leyes, que no podían ser modificadas por los dioses, y flotarían en la nada, en la que formarían diferentes estructuras. A partir de su colisión, crean todo movimiento y dinamismo.