© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte
 

El Paladio
Según se dice, el Paladio era una estatua de Atenea que se conservaba en Troya y que habría construido la propia diosa en honor a Palas, una muchacha a la que habría matado por accidente. También cuenta la tradición que esta estatua cayó del cielo en la ciudad de Troya. Existía la creencia de que, mientras ella estuviese en Troya, esta ciudad sería inexpugnable. Se cree que el propio Odiseo la robó para precipitar el fin de la ciudad. Pero no queda claro si fue la original o una copia. Más tarde no sabemos si fue llevada por Agamenón a Argos o por Demofonte a Atenas. Incluso hay quien dice que el original se quedó en Troya, y Eneas, al escapar de la ciudad, lo habría llevado a Italia.