>  El peplum
>  El cine de romanos
  · Evolución
  · Características
  · Fuentes
  · Filmografía
>  El cine de griegos
>  Bibliografía
>  Helena de Troya
   
   
 

Cine
El cine de romanos [Autoevaluación]

Evolución

El cine recreó el mundo romano prácticamente desde su invención.

Roma y el cine mudo
En la época del cine mudo las películas de romanos tuvieron

especial auge en Italia, donde sirvieron como instrumento de propaganda en el litigio que enfrentaba al papado con la joven nación italiana que acababa de arrebatarle sus posesiones. Así, en los filmes que defendían la posición de la Iglesia, se representaba a Roma como una civilización pagana y decadente (primeras versiones de Quo Vadis de 1913 y 1924), mientras que en las películas que reflejaban posiciones favorables al Estado, Roma aparecía como la Civilización frente a la Barbarie  (Cabiria, 1914).
Poco después, durante el fascismo, las películas de romanos sirvieron de coartada tanto para exaltaciones nacionalistas como para justificar el colonialismo italiano (Scipión el Africano, 1937).

La posguerra y el boom del peplum
A pesar de los antecedentes en el cine mudo, el gran boom del cine de romanos se dio a finales de los años 50 y principios de los 60. En Europa, los italianos rodaron en cadena más de 100 péplum con los mismos actores, decorados y argumentos inverosímiles (Maciste, Ursus...). Estas películas se proyectaban en cines de barrio y servían como evasión de la dura realidad de la posguerra para las masas proletarias.

Hollywood y Roma
Mientras tanto en Hollywood el cine americano se sumaba al género con filmes que recreaban diferentes episodios de la historia de Roma: la revueltas de esclavos (Espartaco), el reinado de César (Julio César), el mito de Cleopatra (Cleopatra), el final del imperio (La caída del imperio romano) y, sobre todo, las persecuciones de cristianos que se convirtieron en un subgénero dentro del cine de romanos, con espectaculares versiones de películas ya filmadas (Quo Vadis o Ben-Hur).

La crisis del peplum
A mediados de los 60 disminuyó drásticamente el número de películas de romanos, claro signo del agotamiento de este género.
Ha habido que esperar al año 2000 para que se volviera a hacer una superproducción como Gladiator, cuyo éxito ha significado cierta revitalización del péplum.