>  Roma
  · Introducción
  · Direcciones y reservas
  · Moverse por Roma
  · Roma
  · La ruta de las plazas
  · El Foro y el Coliseo
  · El Tíber y el Foro Boario
  · La Vía Appia y las Catacumbas
  · El Vaticano
  · Ostia, el puerto de Roma
  · Plazas y jardines
  · Italiano
   
   
 

Italia
Roma [Autoevaluación]

Ostia, el puerto de Roma

Ostia está a 25 kilómetros al sudoeste de Roma. Para llegar a Ostia Antica iremos al metro Piramidi y luego cogeremos el Tren Lido hasta Ositia Antica. Iremos a la estación Termini, al lado de nuestro hotel, para coger el tren a Ostia. Por cierto, Ostia significa apertura, puerto, entrada, ¡que es sin hache! Después de un corto viaje llegamos a la antigua ciudad romana.

SEn la playa de Ostiaiguiendo unas paradas más en el tren de cercanías podemos acercarnos hasta el Lido y darnos un baño en la playa. Como la mayoría son privadas hay que caminar un poco hasta la pública que no es tan buena, pero si hace calor... Las privadas vienen a costar sobre unos 6 euros.
Se trata de una ciudad portuaria fundada en el siglo IV a.C. Como Roma no tenía puerto era fundamental para la ciudad. Se ha conservado en muy buen estado y es una oportunidad única de ver una ciudad romana. Como en ella vivía gente humilde podemos hacernos una idea de la vida cotidiana. Veremos las insulas o bloques de pisos de varias plantas (llegaban a tener 6 y 7 plantas) y los almacenes comerciales. La jornada es ideal para un picnic. Tras cruzar el cementerio entramos por la Puerta Romana y recorremos el decumano máximo que lleva hasta la Puerta Marina. Observaremos un gran teatro con capacidad para 3000 espectadores. La Casa de Diana es un ejemplo de edificio tipo "colmena" de los que se empezaron a realizar por la escasez de suelo. ¡Primeros ejemplos de especulación! Allí veremos un termopolion en la planta inferior. Se trataba de un bar donde la gente comía ya que en los pisos no era conveniente, por razones obvias, hacer fuego. También podemos observar las Termas de Mitra donde se encontró una imagen de este dios mistérico especialmente apreciado por los soldados romanos.