>  ¿Sabías que...?
  · A.M. y P.M.
  · Corrupción en Roma
  · El zodiaco
  · Expresiones
  · Familia
  · Fútbol romano
  · La "media naranja"
  · La Vía Láctea
  · Lesbiana
  · Marcas comerciales
  · Miss universo
  · Pepe"
  · Plus Ultra
  · SNOB
>  Enigmas
>  Palíndromos
>  Citas
   
   
 


Fútbol romano

"Es el juego que más me gusta. Se hace ejercicio muy intenso y se cansa uno mucho en los partidos haciendo regates y girando el cuello violentamente. Así dice Antífanes: "maldita sea, ¡qué dolor de cuello tengo!" Y nos comenta el juego: "Cogió el balón y se lo pasó a un compañero mientras esquivaba a otro riéndose. Lo puso fuera del alcance de un tercero. Otro lo levantó de nuevo. Todo el tiempo la multitud retumbaba con gritos de "¡Demasiado lejos!, ¡A su lado!, ¡Sobre su cabeza! ¡Bájala! ¡Elévala!, ¡Muy corto!, ..." El fútbol de griegos y romanos

Si escucháramos estas palabras nos parecería estar asistiendo a la retrasmisión de un partido de fútbol o, mejor, de rugby o fútbol americano.

Pero no es así. Se trata de un partido celebrado hace dos mil años en alguna ciudad griega o romana. Un partido de Harpastum. El harpastum se jugaba en el imperio romano.

Participaban entre cinco y doce jugadores en un campo rectangular dividido por una línea central. Era un fútbol al revés. Cada equipo tenía que mantener la pelota en su campo mientras el otro trataba de robársela. Sólo se podía blocar al jugador que llevaba el balón. Se desarrollaban tácticas y pases para conseguir su objetivo.

Partido de Harpastum
Partido de Harpastum


Galeno, el médico, dice que es mejor que correr porque ejercita todas las partes del cuerpo, lleva poco tiempo y ¡es gratis! Además lo considera muy útil para practicar la estrategia.

Cuando combatían los griegos y romanos lo principal era mantener una línea compacta. Con los escudos, cascos y protecciones era difícil causarles daño mientras todo el mundo mantuviera su puesto. Con el escudo defendían al compañero que tenían a su izquierda. Por otro lado el objetivo era romper la línea del enemigo. Para este fin se ensayaban diversas tácticas. Pero ¿Cómo entrenar sin hacerse daño?

Si observamos un juego como el fútbol americano o el rugby bajo esta perspectiva veremos la relación. Con este deporte se ejercita la potencia y la velocidad además de la capacidad para romper la formación del contrario ¡y todo sin hacerse daño!, bueno, no demasiado daño.

Por lo menos en eso no había discriminación. En algunos mosaicos romanos se ve a mujeres practicando con pesas y jugando a la pelota. Curiosamente contrasta con las reticencias que pusieron muchos durante el siglo XX cuando las mujeres empezaron a jugar al fútbol e, incluso, hoy en día. ¡Parece mentira!