2. Teoría cromosómica de la herencia

En la época en la que Mendel realizó sus investigaciones no se conocían los genes ni el papel de la meiosis en la herencia de los caracteres.

En 1902, W.S. Sutton en Estados Unidos y T. Boveri en Alemania, propusieron la hipótesis de que los factores hereditarios de Mendel se localizaban en los cromosomas, ya que creían que la separación de los cromosomas durante la meiosis era la base para explicar las leyes de Mendel.

En 1911, T.H. Morgan, después de realizar numerosos experimentos con la mosca de la fruta o del vinagre (Drosophila melanogaster) concluyó que muchos caracteres se heredan juntos debido a que los genes (término propuesto por W. Johannsen en 1909) que los codifican se encuentran juntos en un mismo cromosoma, es decir, se hallan ligados. Nace así la teoría cromosómica de la herencia, la cual ha tenido aportaciones posteriores, y hoy día puede resumirse en los siguientes postulados:

a) Los factores (genes) que determinan los factores hereditarios del fenotipo se localizan en los cromososmas.

b) Cada gen ocupa un lugar específico o locus (en plural es loci) dentro de un cromosoma concreto.

c) Los genes (o sus loci) se encuentran dispuestos linealmente a lo largo de cada cromosoma, la distancia entre genes se mide en centimorgan (cM).

d) Los genes alelos (o factores antagónicos) se encuentran en el mismo locus de la pareja de cromosomas homólogos, por lo que en los organismos diploides cada carácter está regido por una par de genes alelos.



Figura 7: Caracteres de la mosca Drosophila melanogaster y
sus correspondientes genes situados en el cromosoma 2

 

Bachillerato 2º >> Biología >> UD5: Los mecanismos de la herencia

Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa.

© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Año 2001.