2.2. Propagación del impulso nervioso

Se hace de la siguiente manera: como consecuencia de la despolarización de la membrana en un determinado punto hace que el exterior de la célula, en ese lugar, quede cargado negativamente, al penetrar iones Na. Las partes contiguas todavía son positivas, y sus iones son atraídos por las cargas negativas del área estimulada que se convierte en un sumidero de iones Na que van emigrando a las zonas adyacentes en ambos sentidos. El impulso nervioso es, desde el punto de vista químico, una onda de electronegatividad que recorre toda la neurona que, al haber sido estimulada, sufre un cambio transitorio de la permeabilidad de su membrana.


Figura 2: Propagación del impulso nervioso


Esta forma de propagación del impulso es propio de las fibras amielínicas en las que está todo el áxon al descubierto; en la mielínicas la propagación se hace de manera saltatoria; la vaina de mielina actúa como aislante del áxon, sólo descubierto en los nódulos de Ranvier.


Figura 1-b: Axón sin vaina de mielina

La propagación saltatoria es más eficaz y rápida que la continua, ya que no es necesaria la despolarización en todos los puntos de la fibra a la vez que se consigue un ahorro de energía al movilizar la bomba de sodio menos cantidad de iones.



Figura 3: Propagación saltatoria de una fibra mielínica


La velocidad de propagación del impulso depende del grosor de la fibra, siendo mayor la velocidad en las de mayor diámetro. Esta particularidad está en relación con las dos tendencias evolutivas del sistema nervioso en invertebrados y vertebrados.

La de los invertebrados que al carecer de mielina, aumentaron el grosor de la fibra, pero a la vez impide que haya gran cantidad de neuronas lo que hace que el sistema nervioso sea poco evolucionado mientras que en los vertebrados, al poseer la vaina de mielina, lograron aumentar la velocidad de transmisión, sin necesidad de hacerlo el tamaño de las fibras, lo que permite la posibilidad de aumentar el número de neuronas logrando un gran desarrollo de su sistema nervioso.

La sinapsis

Constituyen la unión funcional entre dos neuronas que permite el paso del impulso nervioso de una célula a otra; ya que las neuronas no mantienen contacto es a través de la sinapsis por donde se transmite el impulso a lo largo de la cadena neuronal.

Los axones, en su porción terminal, se dividen en múltiples ramificaciones cada una de las cuales acaba en una expansión llamada botón sináptico, que están muy próximos a las dendritas de la neurona siguiente pero separados por el espacio intersináptico. Los botones se caracterizan por contener una gran cantidad de mitocondrias y de vesículas sinápticas llenas de neurotransmisores o mediadores químicos que intervienen en el paso del impulso a la neurona siguiente.



Figura 4: Esquema de una sinapsis cuando
los impulsos nerviosos llegan a los botones terminales

 

Cuando el impulso llega al botón sináptico, se produce la despolarización despolarización en ese punto lo que provoca la descarga de las vesículas, los neurotransmisores difunden al espacio intersináptico hasta la membrana de las dendritas, donde se recogen por los receptores específicos, esto determina el cambio de potencial, produciendo la excitación necesaria para la continuación de la propagación.

Todas las neuronas no descargan el mismo neurotransmisor(b) y no todos ellos producen el mismo efecto, hay neurotransmisores inhibidores y activadores, algunos de ellos aparecen en este esquema.

Neurotransmisor
Acción
Activadora
Acetilcolina
Dopamina
Adrenalina
Noradrenalina
 
GABA
Inhibidora
Encefalinas
Endorfinas
Alanina



Bachillerato 1º >> Biología y Geología >> UD4: La relación en plantas y animales

Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa.

© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Año 2001.