Abraham y Sara eran muy ancianos cuando nació su hijo Isaac . Unos años después, Dios quiso probar la fe de Abraham, y le dijo: “Toma a Isaac , tu hijo único, a quien tanto amas, dirígete con él a la región de Moria , y ofrécemelo allí en holocausto. Al día siguiente, muy de mañana aparejó leña para el sacrificio, y tomando consigo a dos de sus criados y a su hijo Isaac, se dirigió al lugar que Dios le había dicho. Al tercer día de camino, al mirar, divisó el lugar en la lejanía. Entonces dijo a los criados: “Esperad aquí con el asno. Isaac y yo iremos a la montaña, y una vez que hayamos orado, volveremos”.

Abraham cargó la leña para el holocausto en las espaldas de su hijo Isaac , tomó el recipiente de las brasas y el cuchillo, y partieron los dos. Después de un rato le dijo: “Padre, llevamos fuego y leña para el sacrificio, pero ¿dónde está el cordero que vamos a ofrecer?” Abraham le replicó: “Hijo mío, Dios mismo se preocupará del cordero para el sacrificio”. Y prosiguieron el camino.

Cuando llegaron al lugar que Dios la había señalado, Abraham construyó con piedras un altar, y colocó a su hijo sobre él. Alargando la mano, tomó el cuchillo para realizar el sacrificio, pero en ese momento un ángel del cielo le gritó: “¡Abraham! ¡No hagas daño a tu hijo, ni pongas tu mano sobre él! Ahora sé que realmente temes a Dios”. Y al mirar Abraham a su alrededor, vio un carnero enredado por los cuernos en una zarza. Lo tomó, y lo sacrificó en vez de su hijo. Entonces Abraham regresó con su hijo a donde estaban los criados, y volvieron todos juntos a casa.

Dios había bendecido a Abraham en todo y ya era anciano y muy entrado en años. Entonces llamó a Eliezer , criado mayor de su casa, y le dijo: “Mi hijo Isaac no debe casarse con ninguna mujer del pueblo pagano de Canaán . Dirígete al país de mis padres, y búscale una esposa”.

Eliezer fue a Harán para conseguir una esposa de entre los familiares que se habían quedado allí. Muy cerca del lugar en el que habitaban los parientes de Abraham , se paró a beber agua en un pozo. Estando allí, apareció Rebeca que iba a buscar agua y le ayudó a dar de beber a sus camellos. Al preguntarle el nombre de su padre, descubrió que era hija de Betuel . Él sabía que Betuel era hijo de Nacor , el hermano de Abraham .

El siervo de Abraham le preguntó si podía alojarse en su casa. Una vez allí, contó a Betuel y a Labán , el hermano de Rebeca , el motivo de su viaje. Le dijeron que Rebeca podía ir con él y casarse con Isaac . A la mañana siguiente emprendieron el largo viaje de vuelta a Canaán. Isaac y Rebeca se unieron en un estrecho y profundo amor, pero no tuvieron hijos durante mucho tiempo. Hicieron oración a Dios, y a los veinte años de haberse casado, fueron bendecidos con dos hijos gemelos: Esaú y Jacob .