En la tribu de Dan había un hombre llamado Manoj cuya mujer era estéril. El ángel del Señor se le apareció a la mujer, y le dijo: “Eres estéril y no has tenido hijos. Pero concebirás y darás a luz un hijo al que no se le podrá cortar el cabello , porque el niño estará consagrado a Dios desde antes de nacer. Él salvará a Israel de los filisteos”. Cuando nació el niño le puso por nombre Sansón . El niño crecía y el Señor lo llenaba de bendiciones manifestando su espíritu en él.

Sansón tenía una fuerza extraordinaria, por eso realizó grandes hazañas en su lucha contra los filisteos . Sus arriesgadas proezas, incluyen la muerte de un león con sus propias manos, la quema de los sembrados filisteos con trescientas zorras a las que había atado una antorcha en el rabo, la muerte de mil filisteos con la quijada de un asno y también el traslado de las puertas de la ciudad de Gaza a sus espaldas hasta una montaña cerca de Hebrón.

Pasados los años, Sansón se enamoró de Dalila . Los filisteos la sobornaron para que le sedujera y revelara donde residía el secreto de su fuerza . Una y otra vez Dalila le preguntaba a qué se debía que él fuera un hombre tan fuerte. Sansón , ante su insistencia, tuvo que decirle la verdad: "La navaja no ha tocado nunca mi cabeza, estoy consagrado al Señor desde el vientre de mi madre. Si me cortasen el pelo, perdería mi fuerza y sería como cualquier hombre". Cuando Dalila oyó esto, hizo que Sansón se durmiera sobre sus rodillas y llamó a un filisteo para que le cortara el pelo. Al despertad, Sansón había perdido su fuerza. Los filisteos le capturaron, le sacaron los ojos, le encadenaron y le metieron en la cárcel donde le pusieron a dar vueltas a una noria.

Un día que los filisteos celebraban una fiesta en honor a Dagón, su dios, sacaron a Sansón de la cárcel para burlarse de él. Le colocaron entre las columnas y le hicieron bailar. Sansón pidió al Señor que le devolviera la fuerza para vengarse de los filisteos, se agarró a las dos columnas y las sacudió con tal fuerza que el edificio se hundió sobre los príncipes filisteos y sobre todo el pueblo que se encontraba allí. Así fue como consiguió al morir, dar muerte a sus enemigos. Después vinieron los hermanos y todos los parientes de Sansón, y recogieron su cuerpo y lo enterraron en la tumba de Manoj, su padre. Durante veinte años, Sansón había sido juez de Israel .